Recibe novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Oportunidades

Recetas de jugos curativos

Consejos para la diabetes

Consejos para aprender a decir “no”

Consejos para aprender a decir "no"Es una de las palabras más útiles que existe en nuestro vocabulario, pero a la vez es la más difícil, muchas veces, de decir…la palabra es “no”.

Entonces surge la siguiente pregunta: ¿Por qué no nos resulta fácil pronunciar está corta y sencilla palabra?

A veces no queremos decir “no” para  ahorrarnos conflictos, ya que negarnos a hacer algo o a ceder ante una situación puede colocarnos ante una confrontación.

Otras veces por miedo a defraudar al otro.  Es decir, tenemos miedo de no cumplir las expectativas de los demás, de que la imagen que tienen de nosotros cambie.

Por otro lado, en ocasiones tenemos temor a ser rechazados si decimos “no”, ya que creemos que si nos oponemos a la tendencia general seremos apartados del grupo, dejaremos de caer bien. Por el contrario, si nos doblegamos a los deseos de los demás, sentimos que será más fácil que nos quieran.

¿Qué se esconde detrás de esta situación?

Tras el miedo a dar una negativa, se esconde un problema de baja autoestima. Eso hace que no nos atrevamos a exponer nuestro criterio porque en el fondo creemos que los demás siempre tienen razón y que su opinión tiene más valor que la nuestra. Y si al final somos capaces de acabar imponiendo nuestro criterio sobre el de los otros, lo habitual es que nos sintamos culpables y que nos acusemos a nosotros mismos de haber actuado de forma egoísta, cuando en realidad lo único que hemos hecho ha sido defender nuestras ideas o intereses.

Existe una diferencia entre ir buscando la confrontación y decir “no” cuando realmente deseamos hacerlo. Lo importante es sopesar los pros y contras, valorar nuestras necesidades antes de decidirnos por una respuesta. Existen mil motivos por los que podemos transigir ante la voluntad de los demás (porque consideramos que es justo, porque deseamos hacerle un favor a esa persona…), pero hay un argumento que nunca nos debe valer: porque no nos atrevemos a decir “no”. Cuando actuamos así, estamos perdiendo nuestra libertad, dejamos de ser nosotros para ser lo que los demás quieren que seamos.

Una estrategia sencilla pero eficaz a la hora de dar una respuesta, sobre todo si no estás segura, es tomarte tu tiempo para reflexionar y no dejar que te presionen. Frases como “te digo algo mañana” o “he de mirar si tengo otros compromisos” pueden serte útiles para ganar tiempo. Y, sobre todo, no te excedas dando explicaciones que nadie te ha pedido.

Si te sientes culpable, lo más sencillo consiste ens invertir la situación.  ¿Pondrías tú a la otra persona en el mismo compromiso? Como abocarla a hacer un trabajo que no le corresponde, a una cita incómoda… ¿Serías capaz de ponerla entre la espada y la pared? Como reclamarle un favor exagerado, pedirle prestado una importante cantidad de dinero… Responder a estas cuestiones aclarará tus dudas.

Cuándo debes decir no

Si te piden algo que no quieres hacer: parece obvio, pero muchas veces nos imponemos falsas obligaciones por una idea del deber o la solidaridad mal entendida.

Si va contra tus principios: algunas cosas están por encima de la amistad y nadie nos puede obligar a hacer algo que vaya contra nuestras convicciones.

Si te supone una renuncia: nadie tiene derecho a planificar tu tiempo, a impedir que dispongas de él libremente y a anteponer sus prioridades a las tuyas propias.

 

loading...

Deja un comentario

Buscar en:

Búscanos en Facebook
Consejo práctico del día

Consume a diario ajos crudos en las ensaladas para evitar los resfriados y la mala circulación..

Consejos generales
 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.