Recibe novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Oportunidades

Recetas de jugos curativos

Consejos para la diabetes

Consejos para asar, pelar y quitar las semillas a un tomate

El tomate es un vegetal originario del Nuevo Mundo. Es muy empleado en la elaboración de ensaladas y diferentes platos a los cuales les brinda color y sabor.

Igualmente, es rico en betacaroteno el cual es procesado por el organismo para transformarlo en vitamina A importante para la visión.

Por ello, es necesario su consumo. Sin embargo, ¿Sabemos como asarlo, pelarlo y quitarle las semillas? A continuación algunos consejos prácticos:

 

Para asar un tomate:
En la sartén: Ponga un comal o una sartén seca a calentar a fuego mediano-alto hasta que esté muy caliente. Agregue los tomates y ase de 6 a 8 minutos, volteando con unas pinzas, hasta que doren y se cubran de ampollas.

En el quemador de la estufa: Precaliente un quemador eléctrico o prenda un quemador de gas a fuego alto. Ensarte el tomate con un tenedor para trinchar. Ase en la llama de gas (o sobre el quemador eléctrico) de 6 a 8 minutos, dando vueltas con el tenedor, hasta que el tomate dore y se cubra de ampollas por todas partes.

En el asador (broiler) del horno: Ponga una parrilla en la posición más alta del asador. Precaliente el asador del horno. Saque el centro a los tomates y córtelos a la mitad a lo largo. Ponga sobre una bandeja de hornear o en una olla (charola) para asar y ase durante unos 6 a 8 minutos, hasta que doren y se cubran de ampollas por encima.

A la parrilla: Precaliente la parrilla a fuego alto. Ponga los tomates sobre la parrilla. Ase de 8 a 10 minutos, volteando con unas pinzas, hasta que doren y se cubran de ampollas por todas partes.

 

Para pelar un tomate asado:
Sin importar el método que use para asar un tomate, una vez que la piel de este esté dorada y cubierta de ampollas, páselo a un plato. Cuando se haya enfriado lo suficiente para tocarlo, raspe con un cuchillo de pelar o los dedos para desprender lo más posible de la piel. No se preocupe si quedan unos pedacitos de piel tostada. Agregarán un agradable sabor ahumado.

 

Para pelar un tomate fresco:
Saque el centro al tomate con la punta de un cuchillo de pelar y corte una X poco profunda en el otro extremo del tomate. Sumerja en agua hirviendo de 15 a 60 segundos. (Entre más maduro el tomate, menos tiempo requiere.) Pase a un plato. Cuando se haya enfriado lo suficiente para tocarlo, desprenda la piel en anchas tiras con los dedos y tírela.

 

Para quitar las semillas a un tomate fresco:
Corte el tomate a la mitad en forma horizontal. Encima de un colador (coladera) colocado sobre un tazón (recipiente), sostenga una mitad del tomate en la palma de la mano con la superficie cortada hacia abajo. Exprima el tomate suavemente, dándole vueltas en la palma de la mano, mientras usa los dedos de la otra mano para extraer las semillas, las membranas y el jugo. Pase las membranas por el colador con el dorso de una cuchara para extraerles el jugo. Guarde el jugo de tomate que se acumule en el tazón para salsas, sopas o para beber. Tire las semillas. Pique el tomate.

 

loading...

Deja un comentario

Buscar en:

Búscanos en Facebook
Consejo práctico del día

Consume a diario ajos crudos en las ensaladas para evitar los resfriados y la mala circulación..

Consejos generales
 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.