Recibe novedades

Escriba su correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Oportunidades

Recetas de jugos curativos

Consejos para la diabetes

Consejos prácticos para ayudar a modificar el carácter del niño colérico

No es fácil entenderse con un niño colérico. Sin embargo, esa tarea puede hacerse más fácil si usted sigue algunos consejos prácticos

Es importante aplicar estos consejos a cada niño en particular, teniendo en cuenta su propia personalidad y sus problemas. Con un poco de imaginación y un mínimo de sicología podrá seguir estos consejos de forma exitosa. Veamos:

Destaque los comportamientos que más le complacen en el niño. Responda a los esfuerzos positivos que haga por mejorarse y refuerce su buen comportamiento.

Si usted es observadora y sensible, encontrará muchas oportunidades durante el día para hacerle comentarios tales como: “Me gusta que vengas a la mesa a comer sin tener que recordártelo”. “Me alegra ver como recoges y cuelgas tu ropa a pesar de que estás apurado por irte a jugar”. “¡Qué bueno que fuiste paciente esperando por mí mientras hablaba por teléfono!” De igual modo los maestros pueden ayudar a reforzar el buen comportamiento, con comentarios tales como: “Gracias por sentarte tranquilo en tu pupitre”. “Trabajaste muy bien en ese proyecto y te felicito por los resultados”.

Ignore deliberadamente un mal comportamiento que puede ser tolerable. Ello no significa que debe ignorar al muchacho, sino al comportamiento. La “ignorancia” debe ser planeada y consistente. Aunque ese comportamiento puede ser tolerado, el niño debe reconocer que es inapropiado.

Facilítele oportunidad para hacer ejercicios físicos y otras alternativas. Es importante para los niños el ejercitarse físicamente y tener movimiento, tanto en casa como en la escuela.

Manipule el ambiente. El comportamiento agresivo puede ser alimentado al colocar al muchacho en situaciones difíciles y tentadoras.

Suspéndale esa actividad “problemática” que a él lo perturba y sustitúyala temporalmente por una que resulte más agradable para él. A veces las órdenes y las normas, así como el espacio físico pueden limitarlo demasiado.

Use el acercamiento y el tacto. Acérquese más al niño para poner freno a su estallido de colera. Dedique más tiempo a su compañía y a atender a sus posibles problemas.

Exprese interés en las actividades del muchacho. Los niños por lo general tratan de involucrar a los mayores en lo que están haciendo, y estos últimos a menudo se molestan por ello. Los muchachos más pequeños necesitan que los adultos los dirijan en sus actividades.

Una explosión de ira en un muchacho que lucha con una lectura difícil para él, puede ser evitada por un familiar que se le acerque para decirle: “Dime las palabras que te están causando problemas”.

Hable directamente al niño. Dígale cómo se siente usted y pídale consideración. Por ejemplo, una madre o maestra puede ganarse la cooperación del muchacho al decirle: “Ese ruido que estás haciendo nunca me ha molestado, pero hoy tengo mucho dolor de cabeza y quisiera que encontraras otra cosa que hacer para entretenerte”.

Estimule al niño a reconocer sus cualidades positivas y a desarrollarlas, así como sus debilidades y la forma de combatirlas.

Ayúdelo a comprender, que si se lo propone, él puede alcanzar sus metas.

Nunca deje de cumplir lo que le ha prometido a un niño. Y junto con las promesas, ofrézcale premios. Promesas de diversiones futuras pueden ser empleadas tanto para obtener un buen comportamiento, como para terminar con una mala actitud de un niño.

 

loading...

Deja un comentario

Buscar en:

Búscanos en Facebook
Consejo práctico del día

Consume a diario ajos crudos en las ensaladas para evitar los resfriados y la mala circulación..

Consejos generales
 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.