Lo más reciente

4 Consejos para que los niños superen el miedo a la oscuridad

Todos hemos sentido en algún  momento de nuestras vidas miedo con relación a una situación inesperada, misteriosa o desconocida que se nos presenta y es que el miedo es una reacción natural de protección del mismo organismo.

En este sentido, los niños entre los 3 y 8 años experimentan, en su gran mayoría, un miedo a la oscuridad. 

No se conocen sus causas exactas, sólo se observa que suele ocurrir después de que el pequeño haya escuchado algún cuento, visto  una película u hojeado algún libro.

Otro motivo que puede causarlo es un cambio de casa. La nueva habitación puede despertar su imaginación hacia lo desconocido. El temor normalmente aparece a la hora de dormir. Todo esto puede estar relacionado al propio desarrollo infantil.

.

¿Por qué les asusta?

■ Se puede notar fácilmente que un niño sufre de temores a la oscuridad, cuando tiene problemas para irse a su cuarto solo. Las típicas frases son: “no puedo dormir”, “quédate conmigo hasta que me duerma”, o simplemente los gestos de tristeza. 

■ Son muchos los niños a los que no les gusta dormir en a oscuridad total, debido al miedo a enfrentarse a la soledad de la habitación. Es muy co-: mún que relacionen la oscuridad con la falta de protección y con el desamparo.

■ La poca visión hace volar la imaginación. Pueden comenzar a sospechar que la oscuridad esconde a personas desconocidas o monstruos debajo de su cama, dentro de su armario, o detrás de las cortinas de su habitación.

La oscuridad también puede representar el fin del día, y esto se traduce para los pequeños como el fin de las actividades y de los juegos. También implica que los padres se van y ya no se puede jugar, ni hacer nada divertido. En estos casos, no se trata de miedo sino de inquietud, por lo que es necesaria la firmeza de los padres a la hora de dormir.

Consejos para los padres

■ Si el niño se despierta llorando, no hay que encender la luz para consolarlo. Es mejor hacerlo en la oscuridad, hablándole en forma tranquila y consintiéndolo hasta que se
vuelva a dormir.

■ Es de gran ayuda la práctica de juegos, como los de hacer sombras en la pared, la búsqueda de cosas escondidas, o las adivinanzas sobre lo que está tocando y no ve.

■ Un cuento, una ducha, una canción o una música tranquila, pueden ayudar a que se relaje.

■ Si el miedo no es manejable y se transforma en una fobia, es conveniente acudir a un profesional.

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*